(502) 2261-1871 y 72 / 5912-5843 servicioalcliente@compudiagnosis.com

Estas memorias se han convertido en el sistema de almacenamiento y transporte personal de datos más utilizado. Se pueden encontrar en el mercado fácilmente memorias de 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512 GB, y hasta 1 TB.
Las memorias USB son comunes entre personas que transportan datos de su casa al lugar de trabajo, o viceversa. Teóricamente pueden retener los datos durante unos 20 años y escribirse hasta un millón de veces. Se utilizan principalmente para lo mismo que los CDs, DVS o floppies, por ejemplo para almacenaje, respaldos o transferencia de datos entre computadoras, e incluso para mejorar la memoria RAM y como llaves de seguridad. Son más rápidas, más pequeñas y durables pues no tienen partes móviles, no son sensibles a raspones o arañazos (como los discos DVD o CD), y tampoco se dañan por interferencias electromagnéticas comunes
A pesar de su bajo costo y garantía, hay que tener muy presente que estos dispositivos de almacenamiento pueden dejar de funcionar repentinamente por accidentes diversos.
Se debe evitar la exposición directa al sol y el exceso de humedad puede degradar la memoria y, en casos extremos, provocar la pérdida de la información. Igualmente, se debe tener cuidado de golpes y caídas.
Es normal que las memorias se calienten un poco mientras se usan, pero si se calientan en exceso pueden provocar fallos que dañarían la información.
Siempre es recomendable expulsar el dispositivo USB antes de desconectarlo, dado que es posible que los datos sean leídos, por ejemplo por programas antivirus o por el sistema en la memoria, lo que podría dañar la información.
Fallas más comunes
• Borrado accidental
• Virus
• Formateo
• Sectores débiles
• Daños físicos a la tarjeta PCB
• Desgaste por uso
• Daños por corto circuito
• Otros daños (aplastamientos, mojaduras, contaminación, calor, roturas, etc.).